Los niños y la repostería: Alma Obregón

28may
por Azucarera / 28-05-2014 / 11 comentarios

En este post, Alma nos cuenta cómo fue su infancia repostera y lo mucho que disfruta de los talleres que hace para niños.

Las fotos corresponden al taller de cupcakes que realizaron nuestros 6 ganadores #minireposteros con sus familiares.

¡Un sábado de lo más dulce!

Ganadores taller con Alma

Cuando la gente me pregunta por la primera vez que entré en la cocina para hornear siempre se dibuja una sonrisa en mi cara. Y es que mis primeras incursiones en el mundo del dulce fueron cuando era muy pequeña, como ayudante de mi madre.

En honor a la verdad lo cierto es que ayudar ayudaba poco… Me dedicaba a rebañar, básicamente. Rebañaba el bol, las cucharas, el cazo… Puede que removiera algunas cosas o añadiera algún ingrediente, pero de lo que estoy segura es de que sistemáticamente me quemaba la lengua por mi ansia a la hora de probar la crema pastelera de chocolate que preparaba mi madre para sus pasteles.

#Minireposteros

También recuerdo cómo en Navidad intentábamos preparar pan con mi tía Chucha, que siempre acababa con una textura semejante al granito, pero que nos comíamos igualmente. En otras ocasiones ayudaba a mi tía Lourdes a hacer leche merengada o mousse de chocolate.

DSC_0746

Aquellos momentos reposteros estaban siempre unidos a celebraciones u ocasiones especiales, y por ello en mi mente la repostería siempre ha estado vinculada a la felicidad. Así, cuando años más tarde tuve una época en la que necesitaba momentos felices porque estaba un poco “de bajón”, decidí meterme en la cocina y empezar a hornear. Fue la solución perfecta para mis largos y lluvioso días de estancia doctoral en Alemania. (Y de paso encontré mi verdadera vocación!!)

#Minireposteros

Por todo esto creo que es muy importante que los niños entren en la cocina y nos ayuden a preparar los postres y demás dulces. Para ellos no solo es una actividad muy divertida que les permite “rebañar las sobras” sino que realmente están aprendiendo muchísimo sobre los alimentos solo por el mero hecho de ayudarnos.

Aprenden sobre los diferentes ingredientes y sobre los procesos a los que se someten: tamizar, batir, remover… Además desarrollan todos los sentidos y pueden dar rienda suelta a su creatividad (en los talleres que imparto para niños, es increíble comprobar lo creativos que son, es fascinante).

#Minireposteros

Por si esto fuera poco, pedirles que nos ayuden en la cocina facilita que entiendan la diferencia entre bollería industrial y casera, decantándose por esta última. Finalmente, se trata de una actividad fantástica para compartir nuestro tiempo con los pequeños de la casa, ya sean hijos, hermanos, sobrinos…

Pues eso, que os animéis y metáis a los peques de la casa en la cocina. Ellos lo van a disfrutar y vosotr@s todavía más!!

 Mil besos,

Alma

Imprimir Guardar PDF Categoría: Noticias |
 

Posts relacionados

11 comentarios

  1. Jordi dice:

    Cuando sortearan el próximo taller de niños con Alma Obregón, me gustaría participar. Un saludo a azucarera!

  2. Luciayana dice:

    hola sabeis cuando va a haber otro taller ?

  3. alzira dice:

    Me encantaria participar dulces saludos

  4. monserrat dice:

    ola me encanta su prorama

  5. monserrat dice:

    ola me encanta su foto y me preguntaba adonde es

  6. monserrat dice:

    y dulces saludos

  7. monserrat dice:

    como se llama la niña

  8. monserrat dice:

    adios alma

Responder