Tumbas de Halloween: Vasitos de Brownie con natillas de vainilla y mousse de cacao

29oct
por Azucarera / 29-10-2015 / ¡Comenta primero!

Continuamos con nuestras recetas especiales para estas fechas. Hoy os mostramos cómo hacer un dulce que será el postre perfecto para la cena de Halloween. Os proponemos estos Vasitos de Brownie con natillas de vainilla y mousse de queso, decorados como si fueran tumbas.

 

Vasitos Halloween

 

El tiempo de elaboración es de algo más de 1 hora, ya que es una receta con muchas partes, pero valdrá la pena, sobre todo por la cara de sorpresa de tus invitados.

Los ingredientes para 4 personas son:

 

Para el brownie:

  • 120 g de harina
  • 2 huevos
  • 120 g de mantequilla + 1 cucharadita
  • 150 g de Azucarera Moreno
  • 175 g de chocolate fondant
  • 80 g de nueces picadas (opcional)

 

Para las natillas:

  • 1/2 litro de leche
  • 4 yemas de huevo
  • 100 g de Azucarera Blanco
  • 15 g de almidón
  • 1 vaina de vainilla

 

Para la crema:

  • 2 cucharadas de queso fresco para untar
  • 2 cucharadas de nata montada
  • 1 ó 2 cucharadas de Azucarera Glace Seda
  • 1 cucharadita de cacao en polvo (o café soluble para los adultos)

 

Para la galleta:

  • 250 g harina tamizada
  • 125 g mantequilla temperatura ambiente
  • 75 g Azucarera Moreno
  • 1 huevo pequeño
  • Unas gotas de aroma de vainilla
  • 1 cucharada de cacao en polvo

 

Para las letras:

  • Glasa teñida de negro o lápiz pastelero negro ya preparado

 

Comenzamos con el Brownie: para ello introducimos el chocolate y la mantequilla en un cazo y derretimos al baño María hasta que se fundan por completo. Dejamos que se entibie un poco y agregamos los huevos y el azúcar moreno, removiendo con la ayuda de unas varillas. Después añadimos la harina tamizada y las nueces troceadas.

Cubrimos con papel de horno un molde cuadrado o rectangular mediano y vertemos la mezcla en su interior. Introducimos la preparación en el horno, previamente precalentado a 200ºC, y cocemos durante 20-25 minutos.

Retiramos del horno, dejamos enfriar y rellenamos la base de los vasos con el brownie desmenuzado, a modo de tierra. Reservamos un poco de brownie para el final.

 

A continuación preparamos las natillas: Cortamos la vaina de vainilla por la mitad a lo largo y rascamos las pequeñas semillas de su interior. Introducimos vaina y semillas en un cazo con la leche y llevamos a ebullición.

Batimos las yemas con el azúcar blanco y el almidón con unas varillas y agregamos la leche colada. Removemos, vertemos de nuevo en el cazo y cocemos a fuego suave, sin dejar de remover, hasta que espese.

Repartimos la crema en los vasos y dejamos enfriar tapado en el frigorífico hasta el momento de servir.

 

Para elaborar la crema de cacao: batimos el queso y lo mezclamos con el azúcar Glace Seda y el cacao en polvo (o café si así lo queremos). Añadimos la nata delicadamente y repartimos sobre las natillas cuando estén frías. Sobre la crema, desmenuzamos el brownie que habíamos reservado.

 

Es el turno de las galletas: En un bol juntamos la mantequilla, el azúcar moreno, el aroma de vainilla, el cacao, el huevo y la harina y amasamos hasta obtener una bola.

Dejamos reposar la masa en la nevera, envolviendo en papel film, entre 30 minutos y 1 hora. Estiramos la masa sobre una superficie enharinada con un grosor de unos 5 mm. y cortamos en forma de lápida, de un diámetro que quepa en los vasos.

Disponemos las galletas sobre una placa cubierta de papel de horno y horneamos, precalentado a 180ºC, entre 12 y 15 minutos. Dejamos enfriar sobre una rejilla y dibujamos las letras con glasa con ayuda de una manga pastera y una boquilla pequeña.

Finalmente, las colocamos dentro de los vasos y ¡ya están listos para servir un postre de miedo!

 

 

Imprimir Categoría: Postre tendencia |
 

Posts relacionados

Responder