Costillas al whisky, para chuparse los dedos

26jun
por Azucarera / 26-06-2014 / ¡Comenta primero!

Adobadas, asadas, o a la barbacoa o en estofados y potajes, las costillas de cerdo ofrecen una gran versatilidad a la hora de cocinar.

Si quieres una receta diferente con un sabor espectacular, prepara unas costillas al whisky: tan jugosas que te chuparás los dedos.

26.06.14 Costillas al whisky

Uno de los pasos en la receta de las costillas al whisky es el flambeado, una técnica culinaria que consiste en rociar un alimento con licor (los más utilizados son el ron, el brandy y el whisky), calentarlo y prenderle fuego, de manera que mantenga los aromas en la preparación. Es importante que cuando realices esta técnica, la campana extractora de tu cocina esté apagada.

En la elaboración de las costillas al whisky para 4 ó 6 personas necesitas:

  • 1,5 Kg de costillas de cerdo
  • 1 cebolla
  • 1 cabeza de ajos
  • 1 cucharadita de bolitas de pimienta
  • 1 clavo de especia

Para la salsa de whisky:

  • 1 cebolleta
  • 50 g de azúcar moreno
  • 150 ml de whisky
  • 300 ml de caldo de la carne de las costillas
  • 1 cucharadita de fécula de maíz
  • sal y pimienta

Para la guarnición:

  • 1 Kg de patatas
  • sal y pimienta
  • Aceite de oliva virgen extra

Prepara las costillas

Lo primero que tienes que hacer es colocar las costillas en un recipiente amplio y cubrirlas con agua.

Pon el recipiente al fuego y caliéntalo hasta que comience a hervir. En ese momento, retíralo del fuego y escurre el agua.

Por otro lado, pica la cebolla y los ajos y añádelos junto con el clavo y la pimienta al recipiente con las costillas.

A continuación, cubre la preparación con agua y déjalo cocer.

Cuando las costillas estén blandas, escurre de nuevo el agua y deja que se enfríen. Reserva 300 ml del caldo resultante de la cocción para hacer la salsa.

Prepara la salsa

En primer lugar, pica la cebolleta y estófala a fuego lento en un cazo.

Cuando la cebolleta adquiera un aspecto denso, añade el azúcar moreno y mezcla todo bien.

A continuación, incorpora el whisky a la preparación, dejando que coja temperatura durante unos segundos. Acto seguido, enciende una cerilla y prende el licor, dejando que flambee hasta que el alcohol del whisky se queme por completo.

Después, disuelve la fécula de maíz en un poco de caldo e incorpóralo a la preparación.

Cuando la mezcla vaya tomando cuerpo, añade el resto de caldo y déjalo cocer durante 4 ó 5 minutos. Salpimenta al gusto.

Precalienta el horno a 225°.

En una bandeja de horno, impregna las costillas con la mitad de la salsa de whisky y hornea durante 10 minutos hasta que adquieran un color dorado.

Por otro lado, pela y corta las patatas y fríelas en aceite de oliva virgen extra. Cuando estén listas, escúrrelas en papel de cocina.

Por último, sirve las costillas con las patatas y el resto de salsa de whisky.

¡Una comida con un sabor único y espectacular!

 

Imprimir
 

Posts relacionados

Responder