Sopa de frutos rojos con merenguitos para San Valentín

10feb
por Azucarera / 10-02-2016 / ¡Comenta primero!

¿Tienes pensado salir a cenar por San Valentín, o preparar una cena romántica en casa? Nosotros preferimos la segunda opción, así podremos demostrar nuestro arte en la cocina.

Esta receta de Sopa de frutos rojos con merenguitos es un postre perfecto para terminar una cena de San Valentín súper romántica. 

 

Sopa de frutos rojos con merenguitos

 

El esfuerzo y tiempo de preparación (unas 2 horas) merecerán la pena. Y los Ingredientes para 4 raciones (por si queréis repetir) son:

 

Para la sopa:

  • 250 g de frutas del bosque, fresones, frambuesa
  • 200 ml de agua mineral
  • 100 g de Azucarera Moreno
  • 1/2 limón

 

Para el merengue:

  • 2 claras de huevo
  • 100 g de Azucarera Blanco
  • una pizca de sal

 

Para decorar:

  • 100 g de frutos rojos

 

Vamos a empezar preparando el merengue. Para ello echamos las claras de huevo en un cuenco grande, agregamos una pizca de sal y batimos con la ayuda de unas varillas eléctricas hasta que estén bien montadas. Después agregamos el azúcar blanco y seguimos batiendo hasta obtener un merengue bien fuerte.

Cuando esté listo, lo introducimos en una manga pastelera con boquilla lisa grande y formamos 20 bolitas sobre una bandeja de horno, forrada con papel de hornear. Metemos la bandeja en el horno, previamente precalentado a 100ºC, y cocemos durante 1 hora y media. Pasado ese tiempo, retiramos del horno y dejamos enfriar.

 

Mientras se enfrían los merenguitos, vamos a elaborar la sopa. En un cazo preparamos un almíbar; para ello cocemos el agua y el azúcar moreno durante 5 minutos, retiramos y dejamos enfriar.

Lavamos los frutos rojos, agregamos el almíbar y trituramos con la ayuda de la batidora eléctrica hasta que quede bien fino. Para que se enfríe, lo dejamos un buen rato en el frigorífico.

 

Lo servimos frío sobre platos soperos o cuencos, colocando bolitas de merengue por encima y algún fruto rojo.

 

Como es un postre ligero y frío, es ideal para después de una cena contundente. Aunque también se puede presentar como un prepostre antes del postre principal. O incluso durante la cena entre el primer plato o los entrantes y el plato principal. ¡Lo mejor de hacerlo en este momento es que tu pareja no se lo espera y le sorprenderá!

 

 

Imprimir Categoría: Recetas, San Valentín |
 

Posts relacionados

Responder