Hay multitud de versiones sobre el origen de la palabra barbacoa. Según cuenta Urich Kevler en su libro “Cocinar a la parrilla”, proviene del modo de asar de los tramperos canadienses de origen francés, quienes asaban las reses enteras atravesadas desde el hocico hasta la cola: ‘De la barbe à la queue’.

Sin embargo, otros medios oficiales dicen que fue introducida en Europa por los conquistadores españoles que la aprendieron de los taínos de Haití, quienes  guisaban carnes en unas parrillas llamadas barbacoa.

Hoy en día las barbacoas son algo más que un asado de carnes al aire libre, descubre cómo aprovechar al máximo sus posibilidades.

 

 

Las barbacoas son para compartir con la familia y los amigos, gracias a la amplia variedad de alimentos que puedes asar en ella conseguirás que todos tus invitados disfruten de lo que vas a preparar.

  • La carne no puede faltar, las piezas deben tener unos dos centímetros de grosor para que no se resequen. Además es aconsejable que hagas unos cortes en el borde de cada porción, así evitarás que la carne se abarquille.
  • Las verduras con el calor se resecan bastante por lo que si les echas un chorrito de aceite y alguna especia aromática, como el tomillo, lograrás que estén mucho más jugosas. Algunas de las verduras más apropiadas para una barbacoa son los espárragos verdes, los calabacines, las berenjenas, las cebollas, los pimientos y los tomates, que con una pizca de azúcar moreno ¡están deliciosos!
  • Las piezas de aves te recomendamos que las prepares con hueso ya que les proporciona más sabor. Para saber si están hechas pínchalas con un cuchillo y comprueba que el jugo es transparente.
  • Los pescados y algunos mariscos hechos en la barbacoa sólo necesitan que les des la vuelta una vez.

Y si en las barbacoas hay un elemento imprescindible para acompañar es:

La salsa barbacoa, ¿por qué no te animas a prepararla tú mismo?

  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 200 ml de vinagre
  • 200 gr de azúcar moreno
  • 200 ml de aceite
  • 50 gr. de tomate concentrado
  • 2 cucharadas de salsa Perrin’s
  • Media cucharadita de mostaza en polvo
  • Pizca de pimienta de cayena molida
  • Sal

Para empezar rehoga en un fondo de aceite la cebolla rallada y el ajo triturado, cuando esté muy hecho añade el vinagre y el azúcar moreno.

Cuando se haya reducido a la mitad, añade el aceite, el tomate concentrado, la salsa Perrin’s, la mostaza en polvo, la sal y la pimienta. Deja la mezcla al fuego unos segundos sin dejar de remover. Pásala por un colador y dale sabor a tu carne.

Recuerda que, para que en tu barbacoa no falte de nada, siempre debe haber ensaladas, pan y bebidas fresquitas

¡Que aproveche!

1 Comment

  1. Javi dice:

    Este viernes probé a hacer la salsa barbacoa y me quedó de escándalo! Mucho mas rica que la de bote. Lo q hice fue usar pimienta normal y mostaza en vez de cayena y mostaza en polvo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 23 = 29

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies