Hemos querido darle una vuelta al Strawberry Cheescake y presentarlo de una manera moderna e innovadora. No te asustes por la gran cantidad de ingredientes, podrás encontrarlos en cualquier supermercado.
¡Presume con este postre ante familiares y amigos y creerán que habrás concursado en MasterChef!

 
Strawberry Cheesecake desestructurada
 
El tiempo de preparación es de 55 minutos, más el necesario de congelación. Los ingredientes para 6-8 personas son:
 
Para la crema de queso:

  • 300 g de queso fresco para untar
  • 100 g de Azucarera Moreno
  • 150 ml de nata para montar
  • unas gotas de aroma de vainilla
  • 2 hojas de gelatina

 
Para la galleta:

  • 70 g de galletas María
  • 30 g de mantequilla

 
Para el sorbete de fresa

  • 500 g de fresones
  • 100 g de Azucarera Blanco
  • 100 g de agua
  • el zumo de 1/2 limón

 
Para la resina de fresa:

  • 50 g de agua
  • 50 g de Azucarera Moreno
  • 100 g de vinagre balsámico
  • 125 g de fresones triturados

 
Para los fresones bañados en almíbar:

  • 100 g de fresones
  • 50 g de Azucarera Moreno
  • 50 g de agua
  • 1 vaina de vainilla

 
Empezamos preparando el sorbete de fresa. Para ello, hierve el azúcar blanco y el agua en un cazo durante 1 minuto. Mézclalo con los 500g de fresones triturados y el zumo de limón. Cuando lo tengas mezclado, congélalo en una fuente de metal y rompe los cristales con un tenedor cada 30 minutos, hasta que esté sólido. Antes de servir puedes triturar si está demasiado cristalizado.
 
Vamos ahora con la resina de fresa: Vierte el agua y el azúcar moreno en un cazo y deja cocer hasta que se forme un almíbar a punto de globo o de bola floja (118º). Añade el vinagre y los fresones triturados y deja cocer para que reduzca y adquiera una textura un poco densa.
 
Para la galleta, tritura las galletas con la picadora, añade la mantequilla derretida, extiende sobre una placa de horno y cuece en el horno, previamente precalentado a 180ºC durante 6 minutos.
 
Es turno ahora de hacer la crema de queso: En un bol bate el queso fresco con el azúcar moreno y el aroma de vainilla.
Sumerge las dos hojas de gelatina en un bol con agua fría.
Calienta 2 cucharadas de crema de queso en un cazo o microondas y derrite la gelatina escurrida.
Mezcla con el resto de crema de queso. Monta la nata bien fría con ayuda de unas varillas eléctricas y mézclala en 2 partes con la crema de queso. Cuando lo tengas, reserva en una manga pastelera de boquilla redonda mediana.
 
Por último, preparamos los fresones bañados en almíbar. Lava los fresones y cortarlos en mini daditos. Lleva a ebullición el agua con el azúcar moreno y la vainilla abierta por la mitad. Retira del fuego, agrega los fresones y deja enfriar por completo.
 
Para montar el postre, reparte galleta en la base de los platos, coloca encima crema de queso, unos toques de resina, fresones en almíbar y una bola de sorbete. ¡Sirve al instante y disfruta!
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 + = 15

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies