Si tienes invitados en casa, una excelente idea es preparar unos dulces caseros con los que acompañar el café.

Los tradicionales bocaditos de nata son unos pastelitos tan cremosos que tus invitados querrán comerlos de dos en dos. 

24.06.14 Bocaditos de nata

La clave para que tus bocaditos de nata salgan perfectos, es preparar una buena masa madre o pasta choux, una ligera masa de origen francés que también puedes utilizar en tus profiteroles o éclairs.

En la elaboración de los bocaditos de nata para 4 ó 6 personas necesitas:

Para la pasta choux:

  • 125 ml de leche
  • 50 g de mantequilla
  • 1 pizca de sal
  • 40 g de azúcar glacé
  • 75 g de harina
  • 2 huevos

Para el relleno:

  • 200 ml de nata líquida
  • 100 g de azúcar glacé
  • 1 pizca de vainilla
  • 50 g de azúcar glacé para decorar

Prepara los bocaditos

En primer lugar, calienta en un cazo la leche, la mantequilla, la sal y el azúcar glacé.

Cuando la mezcla comience a hervir, retira el cazo del fuego y añade de golpe la harina previamente tamizada.

Remueve enérgicamente con ayuda de una cuchara de madera y vuelve a calentar la preparación, hasta que la pasta no tenga grumos y se despegue de las paredes del cazo.

Vierte la pasta en un bol amplio y deja que atempere.

A continuación, añade los huevos uno a uno y mézclalo todo bien hasta que la masa adquiera un aspecto brillante, fino y denso. **Puedes mezclarlo con las manos o con la ayuda de una batidora.

Cuando la pasta esté lista, introdúcelo en una manga pastelera y haz pequeñas bolitas sobre una fuente de horno cubierta con papel antiadherente, dejando espacio entre cada una de los bocaditos, ya que en el horno crecen prácticamente el doble.

Precalienta el horno a 180° y hornea los bocaditos durante 20 minutos.

Tras ese tiempo, sácalos del horno y déjalos enfriar unos minutos sobre una rejilla.

Cuando los bocaditos estén fríos, hazles un corte por la mitad con la ayuda de unas tijeras.

Prepara el relleno

Pon en un bol amplio la nata líquida, el azúcar glacé y la vainilla.

Bate la mezcla hasta que se monte y adquiera mucha cuerpo.

Introduce la nata montada en una manga pastelera con boquilla redonda y rellena tus bocaditos.

Consérvalos en el frigorífico y, cuando vayas a servirlos, espolvorea generosamente con azúcar glacé.

Acompáñalos de un café y ¡sorprende a tus invitados con un dulce muy casero!

7 Comments

  1. Suny Senabre dice:

    La verdad es que se trata de un clásico de la repostería al que nadie se puede resistir. Toda una tentación para acompañar el café.
    Besos,

  2. cristina dice:

    ¿Con que se podría sustituir el azúcar glacé?

    • Azucarera dice:

      Hola! En principio no lo puedes sustituir. En todo caso, en algunas recetas por azúcar blanco, pero notarás los granos de azúcar al masticar y es posible que no adquiera la consistencia adecuada. Puedes encontrar azúcar glace o glas en cualquier tienda de repostería y en todos los hipermercados o supermercados grandes. Un saludo

  3. miguel dice:

    harina de trigo o de reposteria

  4. Nayaret dice:

    Se me desinflaron…. porque???? 🙁

    • Azucarera dice:

      Me temo que estás sacándolos antes de tiempo. Normalmente cuando se hunden al sacarlos es que les faltaba cocción, déjalos más tiempo en el horno. Dulces saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 2 = 9

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies