Si a un jugoso bollito le añadimos una combinación de frutos secos, una piza de cacao y le aplicamos una cobertura de miel, el resultado en nuestro paladar será una increíble sensación de sabores que te trasladarán a los lugares más exóticos.
Con estos bollos con frutos secos cumplirás los deseos más dulces de tus amigos, siendo la envidia de todos ellos.

09.09.14 Brioche con frutos secos

 
Para su elaboración necesitas:
Para el bollo

  • 500 g de harina (preferiblemente de fuerza)
  • 250 ml de leche
  • 7  g de sal
  • 100 g de azúcar blanco
  • medio limón triturado con la piel y la pulpa
  • 100 g de mantequilla
  • 1  huevo
  • 11 g de levadura seca de panadero

Para la cobertura de frutos secos

  •  15 g de almendras muy molidas
  • 40 g de nueces*
  • 40 g de avellanas*
  • 15 g de mantequilla
  • 20 g de azúcar moreno
  •  media cucharadita de cacao en polvo

*Si no dispones de algunos de estos frutos secos, puedes utilizar otro, ¡aunque estos combinan a la perfección!
Para el Glaseado

  • 25 g de Mantequilla
  • media cucharadita de miel

 

Prepara el Bollo:

Comenzamos mezclando 200 gr. de harina (preferiblemente de fuerza) con 200 ml. de leche y la mitad de la levadura. Mézclalo con energía para eliminar los grumos y obtener una masa semilíquida. Una vez la tengamos, la tapamos con papel film y dejamos reposando hasta que suba el doble como mínimo.
En un recipiente amplio batimos el resto de los ingredientes: el huevo, el azúcar blanco, la sal, la mantequilla (a temperatura ambiente), la leche restante, el medio limón triturado y el resto de la harina y de la levadura.
A continuación, incorporamos la primera masa que preparamos, ya crecida, y amasamos durante mínimo 10 minutos.
Por último, pintamos con mantequilla un molde redondo o lo forramos con papel antiadherente, echando la masa en el centro. Recuerda que no debe cubrirla en su totalidad pues tiene que crecer. La aplanamos y dejamos que fermente hasta que doble su volumen.
 

Prepara la cobertura de frutos secos:

Prepara la crema de almendras mezclando bien los 15 g de almendras muy molidas, la mantequilla, el azúcar moreno y el cacao en polvo.  En cuanto adquiera una textura similar a una crema la disponemos sobre la masa.
Y sobre esta ponemos los frutos secos (nueces y avellanas) molidos.
 

Prepara el glaseado:

En un recipiente mezclamos bien los 25 g de mantequilla (a temperatura ambiente) con la miel.
Precalienta el horno a 200º y hornea durante 20 minutos. Cuando esté cocido sácalo del horno y lo pintamos con la mezcla de mantequilla y miel.
Deja que atempere y desmoldamos. Y en cuanto el bollo esté a temperatura ambiente ¡ya estarán listos para no dejar ni uno!
 
Y si te han gustado, para la próxima ocasión puedes preparar estos deliciosos bollitos de chocolate, espectaculares para tus desayunos.
 

2 Comments

  1. jess dice:

    si no es de fuerza no meva a salir?

    • Azucarera dice:

      Hola! La harina de repostería es una harina floja, baja en proteínas, que se usa en bizcochos, galletas, etc. La harina de fuerza se usa sobre todo para bollería y pan, quedando más esponjosos y de miga más tierna, y suben más durante el fermentado y el horneado. Por ello recomendamos la de fuerza en esta receta, no quedaría igual con la de repostería normal. Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 + = 24

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies