No es extraño que para conseguir que los más pequeños de la casa coman fruta haya que  inventar verdaderos trucos de magia, por eso hoy queremos proponerte un postre con el que tus niños tomarán vitaminas y les encantará: los polos de fruta.
Son tan fáciles de preparar que puedes hacerlos con ellos, seguro que os divertís muchísimo en la cocina.
 


 
Los polos puedes hacerlos de la fruta que prefieras, lo importante es que esté madura. Nosotros te mostramos cómo hacer polos de melón, de mango y de fresa.
En su elaboración para 4 o 6 personas, necesitas:

  • 200 ml de nata
  • 175 gr de azúcar glacé
  • 1 pieza de mango maduro
  • 250 gr de melón
  • 250 gr de fresas

También precisas de unos moldes para helado, aunque si no dispones de ellos puedes utilizar vasos pequeños.
El primer paso es montar la nata añadiendo el azúcar glacé hasta que tenga una textura ligera.
A continuación, vamos a hacer los polos de cada tipo de fruta, uno a uno.
Comenzamos por los polos de mango. Pela, trocea y tritura el mango. Cuando consigas un puré homogéneo, mézclalo con una tercera parte de la nata montada y rellena con esta crema los moldes para helado. Entonces, mételos en el congelador.
Para elaborar los polos de melón, retira la piel y las pipas del melón, y tritúralo. Mezcla el puré con otro tercio de la nata montada, rellena los moldes para helado y al congelador.
Por último, para preparar los polos de fresa, retira las hojas de las fresas, lávalas bien y tritúralas. Mezcla ese puré con el resto de la nata montada, rellena los moldes para helado con esa crema y mételos en el congelador.
Los polos deben estar en el congelador al menos durante 4 ó 6 horas antes de tomarlos. En caso de que utilices vasitos y no moldes para helado, a las 2 horas de meterlos en el congelador, cuando la mezcla esté medio cuajada, debes poner en cada helado tres palillos juntos a modo de palo. Con los moldes para helado esto no será necesario, ya que el palo se pone antes de meter los polos en el congelador.
Para desmoldar los helados con facilidad sólo tienes que introducir los moldes unos segundos en agua templada y… ¡a tomar vitaminas!
Este postre es ideal para toda la familia, pero si quieres darte un capricho puedes prepararlos de café y nata, perfectos para las sobremesas de verano.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

40 + = 46

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies