Las cerezas, además de ser muy nutritivas, son una de las frutas más divertidas y dulces de la temporada.

 Llena de color tus desayunos y meriendas con una mermelada de cerezas casera.

¡Te encantará su dulce sabor!

Mermelada de cerezas

El kirsch es un licor de cerezas muy común en el centro de Europa, especialmente en Alemania, y que se utiliza en repostería para aromatizar bizcochos, cremas o tartas. Si no tienes en casa, o no te gusta el licor, puedes hacer la receta sin este ingrediente.

 En la elaboración de mermelada de cerezas necesitas:

  • 700 g de cerezas sin hueso
  • 400 g de azúcar moreno
  • 2 cucharadas de licor Kirsch (opcional)
  • El zumo de medio limón

 En primer lugar, lava las cerezas, que han de estar maduras y sanas, y después retírales el rabillo y el hueso.

 A continuación, pon las cerezas en un cazo de fondo grueso con el azúcar moreno y el kirsch y déjalo reposar durante 3 horas aproximadamente.

 Una vez haya pasado ese tiempo, pon a calentar las cerezas y añade el zumo de limón.

 Deja cocer a fuego moderado durante unos 30 minutos, sin dejar de remover.

 Cuando la mezcla haya adquirido un aspecto más espeso, retíralo del fuego y viértelo muy caliente en recipientes esterilizados, llenándolos hasta 0.5 cm del borde y tápalo.

 Deja reposar sobre un paño y bocabajo hasta que se enfríen.

2 Comments

  1. Carmen dice:

    Gracias por tus recetas. En que momento puedo triturar las cerezas?, pues me gusta más la mermelada.
    Un saludo,
    Carmen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 16 = 19

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies