¿Quién no ha disfrutado alguna vez de unas esponjosas magdalenas en el desayuno? Es uno de los dulces tradicionales que no pueden faltar en tu recetario.

Conquista a tu familia con estas magdalenas caseras…

¿Descubrirán el ingrediente secreto?

En esta receta para hacer magdalenas, el toque especial se lo da la mermelada de naranja pero puedes sustituirla por la variedad que prefieras, el proceso de elaboración es el mismo.

En la preparación de magdalenas para 4 ó 6 personas, necesitas:

  • 200 gr de azúcar blanco
  • 3 huevos
  • 250 gr de harina
  • 1 cucharada de levadura en polvo
  • 125 ml de aceite
  • 125 ml de leche
  • 1 cucharada de mermelada de naranja
  • Moldes de papel para magdalenas

Para decorar

  • Moldes de papel para magdalenas
  • Ralladura de naranja

El primer paso es batir los huevos con el azúcar blanco hasta que la mezcla blanquee. Por otro lado, tamiza la harina junto con la levadura en polvo y añade la mitad de esa mezcla, con suavidad, a los huevos batidos.

Mientras continúas batiendo la masa, incorpora poco a poco: la leche, el aceite, la mermelada de naranja y el resto de la harina. La masa estará lista cuando se integren bien todos los ingredientes.

Precalienta el horno a 180º. Entretanto, coloca los moldes de papel sobre la bandeja del horno. Rellena dos tercios de cada molde con la masa y mételos a hornear unos 20 minutos.

Pasado ese tiempo, comprueba el punto de cocción introduciendo una brocheta en el centro de una de las magdalenas, si la brocheta sale limpia significa que estarán hechas.

Retira la bandeja del horno y deja enfriar tus magdalenas caseras a temperatura ambiente. Antes de servirlas espolvoréalas con el azúcar glacé y la ralladura de naranja.

Un pequeño truco para que tus magdalenas queden más cremosas: Cambia los 125ml de leche, por la misma cantidad de nata líquida… ¿Qué te parece el resultado?

¿Sabes que puedes congelar las magdalenas y consumirlas más adelante?

Si no tienes tiempo de meterte en la cocina muy a menudo, puedes doblar las cantidades de los ingredientes de esta receta y, después de hacer las magdalenas, congelarlas metidas en una bolsa hermética. Retira todo el aire que puedas y ciérrala bien.

Cuando quieras consumirlas, descongela las magdalenas que necesites a temperatura ambiente, caliéntalas un minuto al horno a 180º y… ¡A desayunar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 55 = 60

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies