La Tarta de calabaza es un postre clásico con una textura espectacular. Su increíble sabor hace posible combinarla con otros ingredientes salados tan variados, como queso crema, jamón, espinacas o salmón.
Vamos a empezar haciendo una Tarta de Calabaza sencilla, con ingredientes básicos que tenemos en casa o que podemos encontrar en cualquier supermercado.
Tarta de Calabaza
Tardaremos aproximadamente 1 hora y media en preparar una tarta para unas 8 personas. En su elaboración necesitamos:
Para hacer la masa:

  • 250 g de harina
  • 150 g de mantequilla
  • 80 g de Azucarera Glace Seda
  • 45 g de almendra molida
  • 1 huevo
  • una pizca de sal

 
Para el relleno:

  • 120 g de Azucarera Moreno
  • 500 g de pulpa de calabaza
  • 2 huevos
  • 1 lata de leche evaporada
  • 1 cucharadita de canela
  • 1/2 cucharadita de jengibre molido
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/4 cucharadita de clavo de especia

 
Empezamos preparando la calabaza para nuestra tarta. Para ello, introducimos la calabaza en el horno, previamente precalentado a 180ºC, y cocemos durante 30 minutos hasta que esté tierna al pincharla. Dejamos enfriar.
Medimos todos los ingredientes de la masa y los echamos en el vaso del robot, si tenemos, y batimos hasta obtener una masa compacta. También podemos preparar la masa a mano, teniendo la mantequilla previamente reblandecida, y mezclando en un bol. 
Cuando la masa esté bien mezclada, dejamos reposar unos minutos en el frigorífico.
Con la ayuda de un rodillo, extendemos la masa formando disco grande de ½ cm. de grosor sobre una superficie lisa enharinada.
Sobre un molde, untamos mantequilla o spray desmoldante. Lo forramos con la masa, presionando con las yemas de los dedos para que coja la forma y eliminamos la masa que sobresale de los bordes. Dejamos reposar dentro de la nevera.
Mientras se enfría, vamos a hacer el relleno. Trituramos la pulpa de calabaza hasta obtener un puré bien fino. Batimos los huevos en un cuenco grande y agregamos la calabaza, el azúcar moreno, las especias y la sal. Después echamos poco a poco la leche evaporada, batiendo hasta que incorpore.
Vertemos esta preparación sobre la masa que tenemos repartida en el molde y horneamos a 180ºC durante 35-40 minutos, hasta que la tarta esté bien cuajada.
Dejamos enfriar sobre una rejilla y servimos cortado en porciones con una cucharadita de nata ligeramente montada.
Con el resto de la masa hacer pequeñas decoraciones y cocerlas en el horno a la misma temperatura durante 12-15 minutos.
Si te ha gustado, ¿a qué esperas para prepararla?
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 42 = 43

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies